miércoles, 25 de enero de 2017

Naufragio sin cometas

"y levantas las cejas como cometas
que se burlan del viento contrario"
Nico de Brozas 
.                                                    Para Yolanda


Hay estrellas que señalan el norte
e indican dónde virar el barco antes del naufragio.
En el silencio de esta noche sin luna
una cometa se cuela bajo mis párpados.
Rompo una arteria buscando el escape
de este embotellamiento gris que ahoga.
Y la tormenta fluye hacia los sonidos
que mi iris refleja de madrugada.

Las sombras me miran, me miran solas.
Como fantasmas al otro lado del pasillo.

Puedes decirme que deseas fumarte
la piel que bordea mi estómago;
que seré yo quien te lleve de la mano
a navegar los pájaros que habitan sueños;
a recorrer los silencios de mis cabellos.

Sé de tus pesadillas como si fueran mías.

Dormiré en un azul sin nubes
al pie de un espejo con enredadera.
Y te buscaré de madrugada
mientras crees que te alejas.
Soñaré que las grietas de mis humores
se cuelan por la persiana de tu dolor.
Y las callaré cuando griten mis dedos.

Porque sólo conmigo y contigo
el día a día es trinchera y asilo.

martes, 10 de enero de 2017

De morfina y tortugas

Metida en mí me convierto en tortuga y empiezo a caminar despacito y en silencio, a esconderme bajo mi caparazón y a no mirar más allá del suelo... entonces llega el gran Pepe Ramos y me arrastra de golpe a la realidad, me hace pegar un bote con un chute de morfina para calmar el dolor y poder entender que toda mi mierda es poca o nada cuando un amigo tiene dolores reales. Que me deje de memorias desmemoriadas, de ánimo desanimado y que salga a comerme las calles. Y de paso, a comerme las miradas de quienes no creen que pueda aún correr tras ellos.

Hace un año, un poco más, que conseguí que Pepe posara para mí y desnudara su mirada ante mi cámara que incrédula sólo se echó a temblar y trató de capturar aquello que me regalaba desinteresadamente. La sesión fue una de las mejores que he vivido, por el modelo y por los resultados.

Podéis verlos aquí: http://fotografia-caradeluna.blogspot.com.es/2016/01/pepe-ramos.html

Pero lo que no podéis es dejar de leer a este gran poeta, de admirarle y de escucharle cuando se muestra como el más sinvergüenza de la noche madrileña en el Vergüenza Ajena.

Y por él, por su vesícula, por las arterias, por la morfina, por mi caparazón, por mi cuello haciéndose pequeño, por mis piernas arrastrándose por las calles de Madrid y por esa magia que es la poesía hecha imagen, voz y palabra... desde aquí, un enorme abrazosa (abrazo de osa). Bueno, un beso abrazado ahora, y cuando te recuperes un abrazosa en condiciones.

Su sitio: http://peperamosonline.blogspot.com.es/


miércoles, 4 de enero de 2017

La loca soy yo

La loca soy yo cuando me convierto
en un globo aerostático que vuela a tu lado
y tú sólo deseas lanzarte desde la roca más alta
para volar entre aquellos pájaros.

La loca soy yo que recorro tus venas
y me quedo atascada entre tu codo y tu muñeca.

A veces el silencio mata.
A veces matan las palabras.

Pierdo la fuerza que necesito para seguir caminando,
para dar, despacio, un paso tras otro,
para que mis pies no se arrastren por el suelo
y sean capaces de llegar al final de esa calle
o a esa esquina donde he quedado contigo.
Porque no soporto sentir el dolor en mis piernas,
y porque no dejo de sentirlo;
porque soñar ya se ha convertido en un deporte de riesgo;
y si ahogo mis ronquidos con la ventana abierta
arrastro las cortinas a la calle.

Sí, la loca soy yo yo porque me sumerjo donde no debo,
porque me bebo lo que no debo,
porque devoro lo que no debo.

La loca soy yo por llenarme de capas,
por convertirme en muñeca rusa y esconderme de la vida,
huir y darte una excusa para no volver a mi lado.

La loca soy yo cuando te miro y no me reconozco.
Cuando ignoro que mis manos se duermen escribiendo,
o que mis ojos se nublan ahogados al sentarse en este banco.

La loca soy yo cambiándome el peinado y el color del pelo
sin conseguir reconocer este rostro como propio.
La loca soy yo que en el silencio de mi mentira
sigo adelante sin sacar de dentro la llaga
y el silencio roto en el que me abrazo cada noche
cuando vuelvo a a este cuarto azul en el que ya no vivo
y siento que la loca soy yo cuando me miro al espejo y no te veo...