domingo, 20 de noviembre de 2022

Rosa Silverio en el Filandón violeta




DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Nos reunimos, charlamos, hilamos versos y somos libres. Somos mujeres, madres, tías, abuelas, hermanas, hijas, escritoras, amantes, trabajadoras, amas de casa, luchadoras, idealistas, soñadoras…

Nuestro hilo es la palabra, el verso nuestra arma y la lengua la artillería que usamos para defendernos.

Somos violetas. Y nos reunimos a tejer palabras con nocturnidad y alevosía. Quien nos quiera escuchar, que nos siga de cerca.

Sed bienvenidas y bienvenidos a esta nueva entrega de nuestro FILANDÓN VIOLETA.

***

Rosa Silverio, también llamada “el Huracán del Caribe” es una de las personas que traen aire fresco al panorama literario madrileño, y a la vez lo revolucionan. Lleva en España muchísimos años, pero no puede negar sus raíces caribeñas y el calor de esas aguas en su mirada y en sus versos.

No recuerdo exactamente cuándo conocí a Rosa Silverio. Recuerdo un viaje en coche donde pude hacerle una sesión de fotografías con sombrero. Rosa, maravillosa, sonriendo, con una vitalidad infinita aunque dentro tenga las tormentas que acogen todos los mares. En ese viaje, hace ya más de siete años, me enamoré de su poesía y de su mirada. Porque transmite, revuelve, revoluciona, emociona y enamora. Sólo hay que leerla y escucharla para tenerlo claro.

Empecemos nuestro acercamiento a la poeta de este mes con unos pequeños apuntes biográficos. Se define a sí misma como poeta, lectora empedernida y feminista. Pero es mucho más, como podréis comprobar si seguís leyendo.


© Emmanuel Bretón


Rosa Silverio (Santiago de los Caballeros, 1978)

Poeta y narradora. Reside en Madrid, España. Ha publicado los poemarios De vuelta a casa (2002), Desnuda (2005), Rosa íntima (2007), Arma Letal (2012), Matar al padre (2014), Poemas tristes para días de lluvia (2016), Mujer de lámpara encendida (2016), Invención de la locura (2017), Invenzione della follia (2018), la antología Antes de Madrid (2019) y la plaquette bilingüe Rotura del tiempo / Broken time (2012). Además, publicó el libro de relatos A los delincuentes hay que matarlos (2021), editó la antología No creo que yo esté aquí de más. Antología de poetas dominicanas 1932-1987 (2018) y coeditó En el mismo Trayecto del sol. Poesía dominicana 1894-1984 (2019) junto a Plinio Chahín. Sus cuentos y poemas aparecen en diversas antologías y han sido publicados por revistas y suplementos culturales de diversos países. Su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, portugués y catalán. Ha recibido varios premios importantes, entre ellos el Primer lugar en el Concurso de Relatos de la Alianza Cibaeña, el de Vencedora Absoluta del Premio Nosside de Poesía de Italia, el Premio Nacional de Poesía Salomé Ureña y el Premio Letras de Ultramar de Poesía.

***

Seguro que os habéis quedado de piedra al ver el currículo que Rosa presenta, casi sin darse importancia, desde la humildad más poderosa. Os recomiendo que leáis la biografía más extensa que tiene publicada en su web.

Rosa Silverio te mira profundo cuando hablas con ella. Es imposible no oler el mar, la tierra y los sabores que ella trae bajo su piel. Aunque en esta ocasión esta entrevista ha tenido que ser en la distancia del correo electrónico, puedo escuchar su voz cálida y su acento caribeño en mi cabeza al leer cada una de sus respuestas. Seguimos avanzando en este filandón para conocer sus opiniones sobre la poesía y algunos temas que ya son recurrentes en estos artículos mensuales.

***

¿Qué es para ti la poesía?

La poesía es una flecha y una piedra, es la espada con la que lucho en un mundo que la mayoría de veces se me hace injusto y es el amor con el que me prodigo a quienes quiero. La poesía es emoción y es asombro, lo que se escribe desde el hueso, fuego que no puede ser apagado, una voz que no se silencia.

La lectura de poesía es minoritaria, ¿cómo convencerías a alguien que dice que no le gusta la poesía para que se introduzca en su lectura?

Creo que no soy yo quien tiene que convencer a nadie, sino el texto, la obra. Creo que a alguien que no le gusta la poesía, sólo le pediría un minuto para que escuche un poema de Alejandra Pizarnik, por ejemplo, y si pese a ello no siente "el llamado", entonces le recomendaría que leyera otro género.

¿Cómo integras la poesía en tu día a día y en tus obligaciones personales y laborales?

La poesía forma parte vital de mi día a día. Cada cosa que me ocurre está vista bajo la lupa de la poesía y es susceptible de ser un poema. Por ejemplo, una vez se me cayó un botón de una blusa que me estaba poniendo para ir a trabajar y eso se convirtió en poema, no de manera literal, pero sí que fue el origen de un texto que está incluido en uno de mis poemarios.

¿Qué le dirías a alguien que empieza ahora en el mundo de la escritura poética?

Que lea mucho porque leer es la clave de todo. Leer te emociona, te abre puertas, te ayuda a desarrollar la sensibilidad poética, a afinar el gusto y a encontrar una voz poética propia.

***

A Rosa Silverio hay que escucharla recitar poesía. El feminismo, la locura, la muerte, la tristeza, el amor, el erotismo, y en general la vida están presentes en sus textos y te hablan con una brutalidad desnuda y desbordante.

Pasemos, cómo no, a escuchar a Rosa Silverio y a verla. Sentaos y disfrutad de estas maravillas que os comparto.














***

Y para terminar, os dejo con unos poemas que ha tenido a bien compartir con todos nosotros. Espero que os animen a buscarla en los libros y a seguir leyéndola.

MUESTRA DE SU OBRA

50

Padre mío, padre mío
aquí en la cruz tu hija agoniza
mira la herida en mi costado
mira la vil corona que me han puesto
mira los clavos que me cruzan.

Padre mío, padre mío
la masa de poetas ya se aleja
solo la madre me acompaña
el viento sopla con fuerza
y todo se ha oscurecido.

Padre mío, padre mío
estoy cerca de la hora
ya el buen ladrón se ha ido
y tu hija está cansada.

Padre mío, padre mío
por qué me has abandonado.
(Matar al padre, Huerga & Fierro, 2014)


CUANDO UNA VOZ MUERE

Cuando una voz muere
otra resucita

Un grajo sobrevuela mi casa
la rata se ha escondido en la cocina
el cuchillo ha cortado el amor en dos pedazos
y el monstruo se ha comido el más apetitoso

Siempre, cuando una voz muere
otra resucita

Una bayeta, el detergente, el agua oscura del fregadero
la suciedad que se limpia, el secreto que se oculta
la violencia que enferma

En este hogar siempre ha sido invierno
los latigazos eran el alimento de mis hijos
y la barbarie mi obligado juego cotidiano

Pero yo lo he descubierto:
Cuando una voz muere
otra resucita

Así que llegó la soñada última noche
y mi mano ya deforme arrancó a la mandrágora
desterró al enemigo

Amaneció, es el gran día
el tiempo de amar, y ya lo he dicho:
Cuando un monstruo muere
una mujer resucita.
(Mujer de Lámpara encendida, Huerga & Fierro, 2016)


MÁS LOCA QUE UNA CABRA


Vivo entre cuatro paredes blancas
abrazada a mi camisa de fuerza
perdida en las inexplicables cavidades de mi mente
asida al Prozac, al Trileptal, al Seroquel
huyendo de todos los demonios del pasado
intentando crear una estética desde el caos
rehaciendo con mis manos la poesía
resucitando cada día en la palabra
Yo soy Yo fui Yo seré
Yo intento descifrar la cosmogonía del mundo
desenmascarar al dios inventado por el hombre
crear una nueva teoría de mí misma
desentenderme, desmadejarme
encontrar una filosofía
aferrarme a una teoría de la ciencia
pero mi voz es agua y se dirige río abajo
mi voz no entiende de cálculos matemáticos
ni de física cuántica, ni del big bang
ni de todo aquello que no quepa en mi poética
Mi voz sólo habita en la locura
y en la locura estoy yo y está la nada
yo desafiando los accidentes cósmicos
dudando de cualquier revelación antropológica
La humanidad no tiene explicación alguna
Yo soy el testimonio de un enigma
yo soy la sombra de la que habló Platón
y esta habitación es mi caverna
Yo en primera persona gramatical del singular
Yo la evasión, la rueda, el estallido
yo este encierro voluntario
yo seis metros bajo tierra
yo pegada al suelo con cemento de viejo zapatero
rota y desmembrada
descosida
enferma
paranóica
borderline
más loca que una cabra.

(Invención de la locura, Huerga & Fierro, 2019)

***
Y con esto cerramos el filandón de hoy. No podéis negarme que ha sido electrizante. Recordad que podéis buscar sus libros en las propias editoriales y en las bibliotecas, y que, además, en vuestra librería de referencia también podéis solicitar que os los traigan. Espero que os animéis a buscarla, a leerla y a disfrutarla. Y que si alguna vez os la encontráis en algún evento o lugar, disfrutéis de su calidez humana y de su talento desbordantes.

Seguid buscándola en: Rosa Silverio www.rosasilverio.com // https://linktr.ee/soyrosasilverio

***

TEJIENDO EN LA SOMBRA


Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, detrás de este filandón violeta, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida.
Y si tienes hijos, léeles poesías.
Sin poesía, no hay vida.

© del retrato: Jesús Mandriñán http://www.jesusmadrinan.com/

domingo, 6 de noviembre de 2022

Los libros de Pilar

Publicación original: Los libros de Pilar

Creo que no me recuerdo sin algún cuaderno empezado, sin mis bolis de colores ni mis ganas de escribir. Creo que llevo escribiendo toda la vida. Diarios, cartas, relatos, poemas… Lo importante era vomitar lo que tenía en la cabeza y que no me dejaba seguir pensando. Demasiadas voces hablando sobre demasiados temas. Al menos, en el papel, les doy forma y las hago callar, a ratos. Puede que fuese fruto de mi yo-lectora-insaciable. Pero sea como fuera, el caso es que siempre tenía uno o varios libros leyendo (y con frecuencia, de niña, de edades recomendadas mayores que la mía) y uno o varios cuadernos empezados con distintos escritos.

Cuando sales de los diarios y escribes ficción hay algo en ti que te empuja a enseñar lo que haces, a mostrarlo, a buscar la opinión de los demás. En la escuela enseñé con mucha ilusión un relato que mi yo niña había escrito. Se lo enseñé a Doña Aurora, que así se llamaba mi profesora de Lengua y Literatura. La mujer debió pensar que nunca había visto algo tan mal escrito y con tan poca gracia que me dijo que se me daban muy bien las matemáticas, que me dedicase a esas cosas mejor. Pero soy cabezota. Y además, es que no puedo elegir. Tengo que seguir leyendo. Tengo que seguir escribiendo. Tengo que seguir respirando. Y así llevo años, y años, y años.

He tenido siempre ganas de ver publicados mis textos. En el instituto colaboré con el periódico del centro, que llamamos “8,30”, como la hora a la que empezaban las clases. También colaboré con la publicación Babar haciendo reseñas de lecturas infantiles principalmente. Y llegué a la universidad con un taco inmenso de poemillas y con muchas ganas de mostrarlos. También escribía relatos y participé en un concurso de una emisora de radio. Mi relato fue premiado con un lote de libros y la lectura del mismo a través de las ondas. Estaba emocionada.

En algún momento llegó a mis oídos la Red de Arte Joven de la Comunidad de Madrid. Organicé algunos de mis textos y los entregué. En aquella época era todo presencial y en papel, así que allí me planté, estaban cerca de Gran Vía y fui a saludarles y a entregarles una muestra de lo que hacía, que estaba escrito a máquina. Sí, a máquina. No con ordenador. Con máquina de escribir. Me trataron muy bien, me tomaron los datos y me explicaron que si encajaba me llamarían para dar algún recital de poesía joven en los locales que la Comunidad tenía adheridos. Tardaron muy poco en llamarme. Y me puse de los nervios. Tenía que dar un recital de poesía. Estuve practicando y seleccioné textos para leer en unos 50 minutos. Creo que los leí todos en menos de diez minutos. Histérica, casi sin pronunciar y metiendo el acelerador. Aún así, me volvieron a llamar. Y ya esta segunda vez me preparé mejor. Y lo hice intentando leer despacio, pronunciar las palabras, hacer las pausas. Conseguí hacerlo mejor. Pero aún así, no separaba mis ojos del papel, no miraba a nadie, y casi que mejor que nadie me mirase, porque era penoso, para qué engañarnos.

Por aquel tiempo entré en contacto con un grupo de jóvenes que estaban organizando, en residencias universitarias, un ciclo de canción de autor que se llamaría Ojalá’97. Allí conocí a mi “caballero de los ojos verdes”, mi hermano elegido. Una persona con una luz interior tremenda a la que quiero con locura. Y que nos hemos acompañado desde entonces. Agustín Alegre es músico, cantante y escribe muy bien, aunque le cueste mucho mostrar sus textos. Además, tiene unas tablas en el escenario que ya nos gustarían a los demás. Él me ayudó a prepararme el tercer recital que di con la Red de Arte Joven (bueno, y después muchos más, pero este fue el primero). Me enseñó a declamar, a mirar al público, el lenguaje corporal, a proyectar la voz, a hacer silencios y susurros, a jugar con mi voz. Menos mal. Ese recital fue un éxito brutal. Llené un auditorio, pequeño, pero auditorio. Me acompañó Agustín a la guitarra. E invité a mi prima Susi a leer unos textos conmigo en el escenario. Ése fue el principio. Y ahí conocí al que luego sería mi marido, el padre de mi hija y que actualmente es mi exmarido… pero cada cosa a su tiempo.

Estaba emocionada. También conocí a Arturo Ledrado, una persona muy inquieta y muy activa en Rivas Vaciamadrid, municipio donde yo vivía y vivo actualmente. Me propuso participar en una antología de poesía joven que llamaron “27 de 7” porque eran 27 poemas de 7 poetas. Ahí estoy yo. Mi primera publicación.


Pero de las antologías hablaré en otro artículo. Ahora, en este artículo, quería centrarme en mis publicaciones propias. Como dije arriba, en ese recital conocí a la que fue mi pareja durante muchísimos años. Con él realicé mi primera publicación propia. Se publicó en el año 2002 y se llamó “Perfil de sueños” y era un libro reversible. Por un lado estaban mis poemas. Le das la vuelta al libro, y por el otro están los suyos. De mis textos puedo decir que la mayoría son tremendamente adolescentes e inmaduros. Ahora los leo y sólo puedo sonreír con cariño y sentir algo de vergüenza. No me extraña que ninguna editorial me tuviera en cuenta. Son muchos muy malos. Pero ahí están. Diciéndole al mundo de dónde vengo. Hay poemas tristes, poemas de amor, poemas sobre el dolor, un poema al diablo… Hasta hay acrósticos escondidos. Pero como digo, nada que sea digno de ser recordado. Este libro fue autoeditado. Las ilustraciones de las cubiertas las hizo nuestra amiga Cris, cuyo nombre artístico es Egodea. Y salvo que alguien lo haya puesto a la venta de segunda mano, no lo vas a encontrar más que en alguna biblioteca (pero en muy pocas, sinceramente).

Mi segunda publicación también fue autoeditada. Se llamó “Mi sombra sombra la falda de la montaña”. Lo publiqué diez años después, en 2012. Estaba en un momento personal de metamorfosis y mi escritura estaba empezando a ser radicalmente distinta a lo que siempre había sido. Me sugirió un amigo que publicase una selección de lo que tenía escrito hasta ese momento a modo de cierre de etapa. Y así lo hice. También fue autoeditado. La ilustración de la cubierta también la hizo Egodea. Tiene bastante mejor calidad que el anterior, aún así, me siento muy alejada de sus textos y corregiría casi todos, por no decir que la mitad los tiraría a la basura. De ahí rescataré unos cuantos, emotivos, sinceros y que me siguen emocionando. Los poemas a mis abuelos, a mi madre, y los cinco poemas de amor más bonitos que he escrito (o que creo que he escrito). Al igual que el anterior, este libro ya no lo vas a encontrar en ningún lado. Quizás alguna librería de segunda mano, probablemente dedicado para alguien que ya no quiere conservarlo. Y quizás, también, en alguna biblioteca.

La tercera publicación fue en el año 2015 es ya con el sello editorial Lastura. Se tituló “(H)Ojeándote” y fue co-editado. Agustín dirigió una exitosa campaña de crowdfunding para poder financiar mi parte y para, además, y por fin, pagar a Egodea su magnífica labor como ilustradora. Y es que ella hizo no sólo el diseño de cubierta sino también las ilustraciones interiores del libro. Es éste un libro completamente distinto a los dos anteriores. Me siento más cómoda con el lenguaje que utilizo. Es un libro intimista donde podréis hojearme mientras ojeáis su interior. Además, y con la excusa de la campaña de crowdfunding, grabamos algunos videopoemas de los que estoy muy orgullosa. Puedes verlos en esta playlist: videopoemas. Este libro, como los anteriores, también está agotado en todas partes y sólo se puede encontrar en bibliotecas o en librerías de segunda mano.

Y mi última publicación individual es del año 2018. Atención, spoiler. también está agotado y sólo puede conseguirse en bibliotecas o librerías de segunda mano. El libro se llamó “Manual para borrarte de mi recuerdo” y lo publiqué con sello editorial, y, por primera vez, sin aportar ni siquiera una parte de la edición. He de agradecer al editor que apostara completamente por mí y me publicase este poemario. El texto es aún más distinto a lo anterior que he publicado. Además, incluye una serie de fotografías que he realizado yo y que van en relación directa con los textos que acompañan. La ilustración de la cubierta la realizó Rosa María Berlanga, amiga, poeta e ilustradora. Aún así, hay algunas cosas que podrían haberse mejorado, porque, por ejemplo, en el registro de la Agencia Española del ISBN el título del libro ha derivado desde el que es (“Manual para borrarte de mi recuerdo”) a “Manual para borrarte del mapa”.

A ver, que no digo yo que a quien se lo dediqué no quisiera borrarlo del mapa, pero vamos, tampoco era mi intención. Con borrarlo de mi recuerdo era más que suficiente. He intentado corregir este error de registro y parece que aún no se puede, pero queda esta anécdota como algo divertido… ¡espero! En mi canal de Youtube tengo colgada la presentación de este libro en la que participaron el músico Daniel Hare, la actriz Maricarmen González Oveja y las poetas Rosa María Berlanga y Beatriz Ruiz, todos grandes amigos míos y a quienes quiero con locura. Puedes verla en este enlace: presentación de “Manual para borrarte de mi recuerdo”.

Y hasta aquí mis publicaciones individuales, más o menos. En los siguientes artículos os hablaré de otras publicaciones en las que participo, antologías, homenajes, etc. Por ahora ya no os doy más la lata. Bueno, una última cosita: estos libros los he colgado de manera gratuita en mi web. Así que si quieres leerlos en digital, ahí los tienes, descarga libre, gratuita y legal, ya que soy yo misma quien los comparte.

TEJIENDO EN LA SOMBRA


Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, caracol o tortuga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida. Y si tienes hijos e hijas, léeles poesía. Sin poesía, no hay vida.

domingo, 23 de octubre de 2022

Laura Olalla en el Filandón violeta



DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Nos reunimos, charlamos, hilamos versos y somos libres. Somos mujeres, madres, tías, abuelas, hermanas, hijas, escritoras, amantes, trabajadoras, amas de casa, luchadoras, idealistas, soñadoras…

Nuestro hilo es la palabra, el verso nuestra arma y la lengua la artillería que usamos para defendernos.

Somos violetas. Y nos reunimos a tejer palabras con nocturnidad y alevosía. Quien nos quiera escuchar, que nos siga de cerca.

Sed bienvenidas y bienvenidos a esta nueva entrega de nuestro FILANDÓN VIOLETA.

***

Hoy os traigo una invitada que es, para mí, muy especial. Tan especial que le he pedido que me hiciera el prólogo de uno de mis libros, así como participar conmigo en la presentación del mismo. Aquí puedes ver el vídeo donde Laura me acompañó. Fue un día precioso. A Laura la conozco desde hace muchos años. Es una de esas personas que llevan un poso de sabiduría con toques de magia en la mirada, y la dulzura en sus manos. Y eso es algo que se siente al leerla o al disfrutar de cualquiera de sus facetas artísticas. Porque Laura no es sólo una poeta. Laura es una ARTISTA, con todas las letras en mayúsculas. Y además, es una persona maravillosa, una luchadora incansable. Una mujer a la que admiro y quiero

Como en todos los filandones que hemos ido publicando, lo primero será una pequeña biografía donde os presentamos a nuestra protagonista. Agarraos bien a vuestros asientos, porque vienen curvas. Y es que esta mujer es, como veréis, incansable y maravillosa.

Nuestra protagonista de hoy

Laura Olalla Olwid

Gestora administrativa en el Ministerio de Educación, actriz de fotonovela, escritora-poeta y pintora, nace en Garlitos (Baja Extremadura), en 1953. La prematura muerte de su padre la obliga a trasladarse a Madrid a la edad de 9 años. Sus primeros escritos datan de su adolescencia, en la época en que concluye el Bachiller Superior.

Seleccionada y publicada en Certamen Poesía Voces Nuevas (Torremozas, 1996).

Varios premios a poemas sueltos:

Alcaraván (Cádiz, 1996); Dulcinea (Castilla la Mancha, 1996); Río Ungria (Guadalajara 1998) Accésit al Fray Luis de León (Ávila, 2001); Mi casa ( Alalpardo-Madrid, 2004); Mención Internacional de SADE- 2014, Argentina, por su relato La niña que sale del lienzo. Mención de Honor: Premio “Clemente Rebora”, Roma 2019, a su poema Pobreza.

Siete poemarios editados: tres de ellos premiados.

Antologías participativas, impresas: 20;

Antologías -solidarias- digitales: 17.

Premio a su labor literaria: “AMADO NERVO” 2020 (As. Artistas. Creadores y Escritores en pro de los Derechos Humanos, nº 33537).

Artes Plásticas: Carboncillo, Conté, Ceras, Sanguina, Acrílico, Óleo, Técnicas mixtas…(Seudónimo: OLWID)

Exposiciones conjuntas e individuales… Madrid (España).

Voluntariado social en Madrid.

Su último libro, Mi pluma en vigilia, ha sido doblemente premiado: Accésit del Premio Internacional «Arte Ahora» Málaga 2019, y en 2020 recogido en el Ateneo de Madrid en Acto público y entregado por la I.I. de Irán, concedido a sus versos solidarios con los refugiados del campo de Rafah, Gaza. Se puede encontrar a la venta en la Editorial Nueva Estrella y en las principales librerías.


Portadas de algunos de sus libros

Laura, aparte de ser madre y ahora ya abuela, de estar siempre metida en mil temas, y de su trabajo en gestión administrativa en el Ministerio de Educación, ha sido, como dice en su biografía, actriz de fotonovela. He tenido el orgullo de ver algunas imágenes de aquellas fotonovelas que para los nacidos en este siglo igual no saben ni lo que son, y son magníficas. Laura era (y es, como podéis ver en las imágenes que acompañan este artículo) una mujer bellísima cuya mirada no deja indiferente. Fue para mí una sorpresa maravillosa descubrir esta Laura que ya desde muy jovencita brillaba con una luz muy especial.

Yo ya no he conocido a la Laura actriz, sino a la escritora, especialmente poeta, y a la pintora. Tiene una cantidad ingente de obra escrita, mucha de ella publicada, y de cuadros, algunos de ellos los ha utilizado dentro de sus publicaciones.

No quiero continuar sin mencionar la cantidad de ferias y eventos en los que Laura Olalla ha participado:

● Feria del Libro de Madrid años 2013, 2014 y 2015
● Feria del Libro de Badajoz año 2016
● Feria del Libro de La Habana, Cuba, año 2017
● Feria del Libro de Cochabamba, Bolivia, año 2018
● Feria del Libro de Tetuán, Marruecos, año 2019
● Feria del Libro de Ciudad de Cabra, año 2020
● Encuentro Mundial Virtual «América Madre» Filial Río Tercero Córdoba, Argentina, año 2020
● Feria Virtual Internacional del Libro de España, año 2021
● Feria Virtual Internacional del Libro de Italia, año 2021
● Feria Virtual Internacional del Libro de Reino Unido, año 2021
● Primer Mundial Virtual Internacional «Mosaicos y Letras, Argentina, año 2021
● Feria Virtual Internacional del Libro de Estados unidos, año 2021

Como veis, esta mujer parece incansable.

Continuamos con el acercamiento a Laura Olalla con una breve entrevista para conocerla un poco más a fondo. Como en cada filandón, Laura nos ofrece un punto de vista muy personal a nuestras preguntas. Pero en cada respuesta podréis disfrutar de ella. Yo no he podido evitar escuchar su voz mientras leía sus respuestas que, por cuestiones ajenas a nuestra voluntad, me ha tenido que mandar por escrito. Pero en mi cabeza resuena su voz… Ojalá también en la vuestra.

***

¿Qué es para ti la poesía?

La Poesía es como una gran confección de alta costura; como un búcaro que nos va atrapando en el subconsciente de su delirio. Es el don que planifica el silencio en el reducto de emancipación del alma y que se adhiere a la pedagogía del amor, a la pedagogía del dolor a través del inédito insistir de la palabra. Resumiendo yo diría que es recoger la subjetividad de lo objetivo en la propia trayectoria del ser humano.

La lectura de poesía es minoritaria, cómo convencerías a alguien que dice que no le gusta la poesía, para que se introduzca en su lectura.

Los buenos escritores leen mucho. Yo les diría a los principiantes que no teman; si tienen aptitudes que las aprovechen; que la buena poesía no es fácil; es el género literario más excelso de la Literatura, y por ende el más difícil. Pero necesitan de mucho oficio a parte de la lectura. Si puedes inscríbete en un Taller de Poesía. Hay muy buenos maestros en este Arte. La poesía nace del alma viva. Ha de cultivar el espíritu. Y si tiene paciencia, llegará el momento de realizarse como poeta.

¿Cómo integras la poesía en tu día a día y en tus obligaciones personales y laborales?

Conciliando las partes, pero siempre llevo papel y bolígrafo en el bolso. Es como una ecuación de tercer grado… No debemos olvidar que la poesía camina paralelamente a la realidad y a la ensoñación. Algunos poetas y ciudadanos de a pie deducen que lo que se escribe es mentira; que es una manera de alimentar el ego; que no sirve para nada. Desde mi punto de vista es todo lo contrario; si no fuera por la poesía estaría ya, hace mucho tiempo, en la morada eterna. Para mí es una necesidad imperiosa, que forma la primera parcela de mi vida y me produce el mayor de los placeres: el poder compartir mis deseos de paz, justicia, amor y perdón. Mayoritariamente se escribe por inflexión, ya fuere cualquier tipo de poema, místico, social, intimista, marginación… siempre en detrimento de la verdad.

¿Qué le dirías a alguien que empieza ahora en el mundo de la escritura poética?

Que no se desanime a pesar de las dificultades, si tiene muy claro que es su vocación. El compartir versos con metáforas creativas, llenas de belleza es como si el amanecer fuera el amor que estás esperando. Te conmueve el corazón; es una clase de amor distinta a todo. Sólo quienes sufren esta especie de simbiosis se sienten verdaderamente privilegiados. Te desnudas junto a ella y el silencio te dona los genes de la creatividad.
***

En nuestros filandones no puede faltar la voz de nuestras protagonistas recitando sus textos. Laura es una persona inquieta. Ha participado en muchísimos eventos nacionales e internacionales y ha recibido en todos ellos el merecido reconocimiento. Os dejo algunos vídeos donde podemos disfrutar de Laura, de sus palabras y de su presencia. No obstante, os animo a que la busquéis en internet y en las redes sociales para seguir viendo sus distintas participaciones en multitud de eventos. Como os he dicho, no para. Y eso es muy bueno, porque contagia con su vitalidad a los que la rodeamos y admiramos
Vídeo para el 1er Encuentro Mundial de Escritores y Artistas 2021 «Mosaicos y letras» que incluye parte de su obra pictórica.






***
Seguimos acercándonos a Laura Olalla, nuestra protagonista de hoy. Ya casi estamos llegando al final de este filandón. Es para mí un honor publicar aquí estos poemas que, como veréis, están llenos de calidad literaria y de sensibilidad. Leedlos y si os pasa como a mí, buscadla para seguir leyéndola. Buscadla en las librerías, en las bibliotecas, en su blog, en internet… Buscadla para leerla, para escucharla, y para no dejar de disfrutar de su arte.

MUESTRA DE SU OBRA


EN TRIÁNGULO FLORECIDO


“Amar es horadarse el corazón para entregarlo al Padre”

(K. Widman)


–Deja que permanezca en tu lecho 

de amapolas sedientas impregnadas de lluvia, 

como la gota que exhibe el rocío

en su cálido viento.

Arrópame en septiembre hasta el próximo mayo,

¿vendrás entonces para despertar

mis lirios?–


(Ha crecido el insomnio 

en la hora parturienta del deseo 

rodando fiebre en mis ardores…)


(Una sola noche me bastó para sosegar mis miedos.

La amaste a ella a través de mí

y una liana de amor nació en mi pecho. 

Tu ternura me transportó a lo alto…

Tus caricias eran las de ella irrumpiendo en mi mundo,

¡cómo olvidar!,

si me creaste una nueva conciencia de paz fraterna.

¿He pecado?. No,

porque el don de Dios vistió mi cuerpo 

y su báculo rozó tus manos.

Hoy me miro en el espejo de los frutos maduros, 

y te veo a Ti.

Sé que no la abandonarás,

al igual que Tú eternizas mis recreos)


 Certamen Europeo Clemente Rebora. Roma, 2019

“Poesía y espiritualidad para un nuevo renacimiento”


POBREZA


I

La pobreza camina entre andenes perdidos

como un gran paralelo que vomitara números.

Aforada indeleble en rutina inmolada,

muchas veces se mece en espejos de infancia.

Es un juego de naipes sin censura,

un almacén que apadrina injusticia.


La pobreza se agranda,

se cuadra y se hace exigente…,

dolorida por tanta pregunta sin respuesta.

Enmudece y nos grita

desde su nacimiento hasta su mortandad;

en sus desfiles… ¡Tantas cenicientas!

Ya no es posible

consentir al verdugo en su libre albedrío.

La pirámide de Maslow es su oponente


II

¡La pobreza tiene tantos matices…!

Hoy no he faltado a la «Pobreza»:

hay orden en casa, deber cumplido.

No hay más dicha que la felicidad

de los míos: –el mundo–.

Aletea el espíritu en su sede de luz.


Mención de Honor Certamen Europeo Clemente Rebora. Roma, 2019

“Poesía y espiritualidad para un nuevo renacimiento”


HE VISTO…


He visto a la codicia rodearme con sus alas. 

He visto al silencio devorar canciones.

He visto a la desesperación soldar su armadura.

He visto al náufrago conducirse entre bloques de hielo 

por la extenuada dicción que propaga el agua.

He visto al labio de la muerte consolarme con su beso. 

He visto al olvido bajar la cabeza.

He visto a la espuma del mar dolerse en los cuerpos; doblarse de asfixia.

He visto una voz escrita en un odre.

He visto la verdad del ciego que palpa inocencia 

en su secreta mano.

He visto la verdad del mudo que se guarda la lengua 

por no adular el merecer del hambriento.


Entre sombras perennes y luces cuidadoras me sigo. Porque yo nací para amar –como tú–

con paso corto, firme y seguro.

***

Querida Laura, sé que este momento de tu vida es más complicado de lo que te gustaría. Pero aquí te dejo este pequeño homenaje y reconocimiento a una labor artística inmensa y preciosa. No cambies nunca. Yo, aunque sea desde la distancia de mi actual reclusión semi voluntaria, te intento seguir la pista. Y te quiero.

TEJIENDO EN LA SOMBRA

Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, detrás de este filandón violeta, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es


Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida.

Y si tienes hijos, léeles poesías.

Sin poesía, no hay vida.

© del retrato: Jesús Mandriñán   http://www.jesusmadrinan.com/ 


domingo, 9 de octubre de 2022

¿Qué hay de nuevo, vieja?

Publicación original: ¿Qué hay de nuevo, vieja? 



Llevo bastante tiempo desaparecida de la vida pública. Apenas hago presencia más que en estos artículos que publico mes a mes en MasticadoresFEM. No tengo ni actualizada mi página web. He desaparecido de las redes sociales. Prácticamente no estoy en ningún evento y, si voy a alguno (muy, muy contados), es de público. Hago poco caso al móvil y sí, quedo con algunas de mis vidas cercanas, pero es algo muy seleccionado y con cuentagotas. Algunos de mis amigos me preguntan ¿qué te pasa, Pilar? ¿estás bien?

He de decir que sí, que estoy bien, que hace mucho tiempo que no estaba tan bien. Que estoy en un momento de paz mental y personal, disfrutando de la vida, de mi hija, de mi familia elegida. Pero hago eso: saborearles despacito. Estoy leyendo mucho, escuchando música, nadando casi a diario, y tratando de retomar rutinas y hábitos de estudio de cara a unas oposiciones que necesito conseguir sacar. Quizás esté un poco tortuga o caracol, pero he de reconocer que esto es lo que necesito ahora.

Los que me conocen saben que he pasado unas cuantas, pero unas cuantas montañas rusas. Que he peleado contra gigantes de viento no inventados, contra monstruos y contra el pasado. Incluso contra mi Cthulhu personal, que soy yo misma. Son batallas, algunas, que sigo manteniendo, pero ya no me quitan el aire. Y este poder respirar me está permitiendo saborear la vida un poco más despacio, y con más ganas, sin atragantarme ni atiborrarme por ningún atracón desesperado. Y sin necesidad, pues, de vomitar nada.

En mi mente hay una banda sonora con 4 Non Blondes a grito pelao en la carretera, conduciendo sola y con las ventanillas bajadas. Para, justo al acabar la canción, llegar a donde sea que voy, asomarme a la ventana del coche y decir, como aquel conejo de dibujos animados “¿qué hay de nuevo, viejo vieja?”.

Y como esta sección va de rescatarme, y todos sabemos que a las princesas mujeres no se las rescata, se les deja vivir y elegir su vida, vengo ahora unos meses a hablaros un poco de mis publicaciones, de qué he ido haciendo desde hace tiempo, de qué libros tengo publicados, en cuántos participo, etc. Y compartiré, también, algunos de mis textos más escondidos, los que sólo pueden ser leídos si conoces, con suerte, el lugar donde están publicados.

Por ello, acompañadme estos meses que vienen. Cantad conmigo todo lo alto que podáis. Asomaos a la ventana de mi coche y entrad en mi vida para saber, un poco, sólo un poco, qué ha sido de esta vieja amiga que está, simplemente, respirando. Ya sabéis, no se da ningún paso atrás, sólo se frena el ritmo para coger aire y seguir avanzando. Y ahora, queridos míos, estoy cogiendo aire.


TEJIENDO EN LA SOMBRA

Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, caracol o tortuga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida. Y si tienes hijos, léeles poesías. Sin poesía, no hay vida.

viernes, 16 de septiembre de 2022

Descubrir las huellas femeninas en nuestros lugares practicando el geocaching


Entrevista realizada por Mercedes G. Rojo a Pilar Escamilla con motivo de su afición al geoaching.


A partir de la experiencia y la propuesta de nuestra colaboradora Pilar Escamilla Fresco, conoceremos una Astorga en Femenino que ella misma ha creado y nos acercaremos a otros recorridos ya existentes

Por Mercedes G. Rojo

Sección: Miscelánea en rojo

Sábado, 17 de septiembre. 2022

En el mundo de la visibilización femenina aún queda mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, seguro que nuestras localidades esconden trocitos de historia (unas veces más cotidiana que otra) de mujeres que pasaron por sus calles dejando su impronta de alguna manera. Algunas veces dicha huella se ve reflejada en algunos monumentos, en el nombre de calles, parques o rincones,… ¡pero otras…!

Pues bien, nuestra compañera Pilar Escamilla Fresco, ya sabéis ferviente colaboradora de nuestro MasticadoresFEM en el que comparte entrada cada dos semanas con nosotros/as, alternando temática, ha querido aprovechar una de sus actividades favoritas el geocaching para, al tiempo que satisface su curiosidad sobre los lugares que visita, incitar a otros posibles aficionados a esta modalidad turística a conocer alguno de esos destinos, en esta ocasión en clave femenina. En concreto, la localidad de Astorga.

Como es lógico, siendo de allí, me ha encantado la idea que puso en marcha el pasado mes de agosto, aprovechando una de sus periódicas visitas a la zona. No es su primera propuesta en el geocaching, pues ya tiene algunos cachés publicados en Rivas, localidad en la que vive y trabaja, aunque sí es su primera propuesta en clave femenina, así que se me ha ocurrido entrevistarla al respecto para que conozcáis de primera mano en qué consiste esta nueva experiencia. Por si queréis aprovechar a hacer una visita diferente si pasáis por el lugar, uno de los hitos más importantes del Camino de Santiago, donde se unen –al Camino Francés, que es el más conocido de todos ellos-, los caminos que vienen desde otras direcciones, siempre con Santiago de Compostela como destino final. Y ¡quién sabe!, si también sentís afición por el geochaching, en cualquiera de sus modalidades, tal vez os animéis a realizar propuestas similares (“en femenino”, digo) para vuestras propias localidades o para aquellas que consideréis merecen la pena ser conocidas desde tal punto de vista.

Como dice la propia Pilar, “arenita a arenita conseguiremos hacer playa”, así que aquí va su entrevista y que cunda el ejemplo.

A PROPÓSITO DE… ENTREVISTA A PILAR ESCAMILLA FRESCO

Pilar, me ha encantado esta propuesta que has puesto en marcha pero deberíamos comenzar por el principio. Para quienes como yo no tienen muy claro a qué nos estamos refiriendo ¿Qué es exactamente eso del geocaching y cómo se practica?

En algunos sitios dicen que el geocaching es una nueva modalidad de encontrar tesoros. Yo creo que esto puede llevar a error. En realidad es un juego que mezcla visitar sitios con buscar cosas. Los jugadores escondemos “cachés” que, la mayoría de las veces, son cajitas tipo estanco (cajitas metálicas de chicles o de plástico de medicamentos, en esto somos muy recicladores) que dentro esconden un papelito (logbook) que hay que firmar. Gracias a la ayuda del GPS, cuando vas a los sitios puedes ver qué hay escondido, buscarlo y, si lo encuentras, firmarlo. Luego te apuntas las firmas también en la página web o en la app y vas ganando puntos conforme encuentras más. Si consideras que una cajita con un papelito dentro, escondida en cualquier sitio, es un tesoro (yo sí lo considero) esto es el geocaching. Pero que no espere la gente encontrar regalos o cosas muy valiosas porque eso no es el objetivo del juego. A mí me ayuda mucho a moverme, a caminar más (si veo que hay un caché a, por ejemplo, quinientos metros, pues ya tengo el camino de ida y el de vuelta, jajaja), y a conocer sitios nuevos, ya que cuando vas a cualquier ciudad estos “tesoros” a veces te llevan a partes menos conocidas pero muy interesantes que, de otra forma, igual no visitarías.

He creído entender que hay varias modalidades ¿nos puedes hablar de ellas y de lo que cada una aporta?

Como he dicho, en el geocaching lo que se buscan son cachés. En un resumen muy breve hay varios tipos de ellos:


Acreditándose ante un caché tradicional: las cajitas con papelito que he dicho antes. Algunas veces, si el lugar lo permite, son contenedores más grandes que permiten el intercambio de pequeños juguetes, pero esto no es lo más habitual en zonas urbanas porque el terreno de la ciudad no permite esconder cajas muy grandes.

  • earthcachés: suman a este juego la geología. Suelen hacer preguntas sobre rocas y otros materiales que puedes responder sobre el terreno, cumplir unos requisitos (que suelen ser publicar una foto que demuestre que has estado allí). En estos no hay caché físico que encontrar, pero sí sitios muy interesantes que descubrir.
  • virtuales: te llevan a sitios imprescindibles, más o menos conocidos. Como el earthcaché, normalmente hay que responder a alguna pregunta y publicar una foto que demuestre que has estado allí. Tampoco hay caché físico, pero te pueden llegar a enseñar los sitios menos conocidos y más curiosos.
  • mistery: son un caché tradicional en el que las coordenadas finales están «escondidas» bajo un juego de ingenio en el que tienes que averiguar cosas dispares escondidas en la descripción del caché 
  • adventure lab: estos también son virtuales, son como las gymkanas, pero dándole una vuelta. Suelen tener una media de cinco paradas, que pueden ser o no secuenciales. Te proponen rutas y te ayudan a visitar y a conocer los sitios que visitas. Cuando llegas a cada una de las paradas propuestas, se te activa una pregunta que tienes que resolver con los elementos que encuentras en el terreno. Algunos labs, al final, tienen un bonus o caché extra que sí es físico y que sólo cuando has realizado el lab completo puedes ir a buscar y firmar.
¿Qué tipo de público participa principalmente en este tipo de actividades?

Pues te sorprendería, ya que es todo tipo de público. Hay gente de todas las nacionalidades ya que es un juego que está en todo el mundo, y de todas las edades. Hay gente joven, público adulto de todas las edades, familias, etc. Es decir, no podría decirte qué tipo de público porque cualquiera encaja entre los jugadores que practicamos el geocaching.

¿Cómo llegas tú a proponer o idear la realización de una ruta dentro de este marco de actividad? ¿Por qué en Astorga y por qué en femenino?


Las adventure labs que antes he comentado no las puede publicar cualquier jugador. Normalmente son los administradores de la web a nivel internacional (que están en Estados Unidos, creo) los que, conforme vas jugando y obteniendo puntos te van dando acceso a más características. Yo solicité la creación de una adventure lab (como muchísima más gente) sabiendo que era poco probable que me la adjudicaran. Pero lo hicieron. Y me vi con la posibilidad de crear esta aventura tipo gymkana. Y claro, había que aprovecharla bien. Yo normalmente resido cerca de Madrid. Pero esta zona está sembradita de adventure labs. Astorga es mi ciudad familiar, adonde acudo en verano, donde tengo mis raíces. Otro equipo de jugadores ya había creado una adventure lab en Astorga este año, pero vi que había “hueco” para una más. Y quise darle el empujón feminista porque me pareció una opción no sólo muy interesante sino vital. Hay que ir visibilizando las protagonistas que la historia ha ido ocultando para retornarlas al lugar que les corresponde y re-escribir la historia en todos los géneros, sin ocultar ninguno.

¿Te ha costado encontrar puntos de referencia en la ciudad o, al contrario, has tenido que dejar otras fuera?

Me ha costado, sí. Y mira que estoy metida de lleno en estos temas. He pedido ayuda a una de las personas que más saben de esto: Mercedes G. Rojo (igual la conoces, jajaja). He dejado fuera algunos, que igual en un futuro retomo para algo más, pero sí me ha costado. En este adventure lab de Astorga en femenino he querido recoger estas cinco historias:
  • Castorina, la escultora 
  • Colasa
  • La esclava Lyda
  • Manolita López
  • La Esfinge Maragata


Algunos de los puntos que recorren la ciudad siguiendo las huellas femeninas por ella.

Pero no quería dejar fuera la historia tan fascinante y terrible de la celda de las emparedadas. Me pareció que esta historia merecía un lugar propio, así que para ella creé un virtual. Por eso tengo en Astorga el virtual de la celda de las emparedadas y el adventure lab de Astorga en femenino.Celda de las Emparedadas – https://www.geocaching.com/geocache/GC9P8HR
Astorga en femenino – https://adventurelab.page.link/WWx5

De todos los puntos escogidos ¿cuál es el que más te ha sorprendido?

Yo tengo mi favorito fuera del adventure lab en la celda de las emparedadas, por eso le he dedicado un caché sólo a ella. Pero dentro del lab me ha sorprendido, y mucho, la casa donde residió Concha Espina, con la placa que aún se puede ver en su fachada y el completo estado de abandono que tiene la misma. Siendo como es de un personaje tan relevante y tan importante. Creo que habría que darle una vuelta y hacer allí algo digno de visitar, una casa museo con el tema de la mujer dentro de la Maragatería, teniendo en cuenta toda la polémica que causó la publicación de su novela La esfinge maragata, más en tiempos recientes que en su momento, en el que resultó todo un éxito de edición, no solo en España, sino en el mundo entero.

Estas dos propuestas tuyas, llevan apenas unas semanas en funcionamiento: ¿podrías hablarnos ya de una respuesta frente a las mismas? ¿Cómo están funcionando?


El caché virtual de la Celda de las emparedadas lo publiqué el día 3 de agosto. Actualmente tiene ya 24 visitas y casi todas destacan el desconocimiento, la dureza y lo interesante de la historia. Además le han puesto ya cuatro favoritos, eso es que las personas que lo han visitado han considerado destacar la visita entre otras.

El adventure lab lo publiqué el día 4 de agosto. 14 personas han seguido ya la ruta desde entonces y 8 han puesto comentarios, habiendo obtenido una puntuación de 4’8 sobre 5, y en los comentarios suelen destacar que les ha resultado una iniciativa original y una buena propuesta, habiendo

En Astorga hay otro adventure lab, más tradicional, que te lleva a los sitios más tradicionales de la ciudad en cuanto al turismo. El mío se puede realizar a la vez que éste y eso, creo, ayuda a que lo realicen más personas y además le aporta algún punto más de interés, así como una nueva visión, en femenino, del recorrido turístico por Astorga.

¿Qué crees que pueden aportarnos propuestas como esta? ¿Son interesantes para descubrir la presencia femenina a través del tiempo en nuestras localidades o queda en algo meramente anecdótico?

Mira, yo soy una persona que estudió en la EGB. En mis libros de texto apenas había mujeres. Creo recordar, por ejemplo, que a Concha Espina la mencionaban, junto con otras, en una línea. Pero a sus compañeros de generación les dedicaban párrafos, incluso páginas completas. Y por lo que tengo entendido en la actualidad no es muy diferente. Si a nuestros y a nuestras estudiantes sólo les mostramos la mitad de los modelos a seguir, no avanzamos. Y no es porque mujeres como Concha Espina o Manuela López no tuvieran repercusión, sino porque las han ocultado. Y creo que hay que ponerlas en el sitio que ocuparon, que no fue una mención en una línea. Espero que no quede como algo anecdótico y que propuestas como estas sirvan para seguir creando playa, como te decía el otro día, arenita a arenita conseguiremos hacer playa. Todo suma. Todos y todas sumamos. O eso me gusta creer.

Tal vez sea deformación profesional pero se me está ocurriendo que podría ser una actividad muy recomendable para la población estudiantil: una actividad llena de dinamismo que les invita a indagar más sobre su entorno y organizar la información de forma adecuada para que le resulte interesante a posibles visitantes de la zona ¿tú cómo lo ves?

No se trata de cómo lo vea yo, sino cómo lo ven ellos, los estudiantes. Te puedo comentar que hay institutos que integran el geocaching entre sus actividades y que hay profesores que animan a sus alumnos a esta actividad que les da conocimiento y les anima a realizar una actividad física. Así que no es algo que estemos nosotros inventando, es algo que ya existe. En cantidad pequeña, pero existe. Y espero que vayan sumándose cada vez más profesores y profesoras a esto, porque considero que es un plus a la actividad docente con mucho que aportar, sin descontar que la parte lúdica es vital para poder tener un aprendizaje real y duradero.

Y ahora háblanos de tu propuesta sobre “Astorga en femenino” ¿qué vamos a encontrarnos si nos apuntamos a la misma? ¿Cuáles han sido tus propósitos al diseñarla?

Como he comentado más arriba, hay otro adventure lab en la ciudad. Quise diseñar una propuesta que pudiera realizarse, más o menos, en paralelo a la existente para complementarla y darle un plus. Ya he comentado las paradas que he seleccionado. Hay mujeres reales, personajes más o menos creados y también está Colasa. Así que, como ves, hay un poco de todo.

Si os animáis a hacerla os pediría que, ya que estáis, hagáis también la otra propuesta de Cuna de la Maragatería: https://adventurelab.page.link/qhAK

Así tendréis una visita más completa de la ciudad. Debido a las dimensiones de Astorga, estas dos visitas en paralelo no os llevarán más de una hora (las dos juntas) y podréis tener la visión turística tradicional y conocer, en sus lugares favoritos, a algunas de las protagonistas que más merecen no ser olvidadas.

¿Conoces otras propuestas de “geocaching” que se centren en puntos de interés en los que específicamente estén presentes las mujeres? ¿Podrías recomendarnos alguno más que conozcas en otros lugares?

Como te he comentado, el geocaching es una actividad a nivel mundial. Propuestas en términos femeninos hay unas cuantas. Te voy a destacar algunas, pero os animo a buscar por palabras clave, etc. porque están saliendo nuevas propuestas continuamente y esto se está renovando en cada momento. Así, de un vistazo rápido, puedo recomendaros estos, pero hay muchos más. Como te dije no es algo que yo haya inventado, es algo a lo que yo me he sumado:MAURIZIA LAB https://adventurelab.page.link/cZpL
Lliberada, una olotina il·lustre https://adventurelab.page.link/nooL
04MPH-Mujeres para la Historia: Indira Gandhi https://www.geocaching.com/geocache/GC6CM0QSerie de 10, la primera es ésta: 01MPH-Mujeres para la Historia: Emmeline Pankhurst https://coord.info/GC6CP41
Serie: Muchas mujeres y un hombre. Teano de Crotona https://coord.info/GC7VXAC
Serie: WIH Women in Veterinary Medicine https://coord.info/GC99RE2
Serie: 19th Amendment: Women Right to Vote, 1920 https://coord.info/GC8HQ4H
Mujeres – Huda Sha’arawi: https://www.geocaching.com/geocache/GC87QH2

Y ya para terminar, y como nos has convencido con tu propuesta para este tipo de turismo tan especial, ¿qué pasos debo seguir si a partir de ahora quiero comenzar a practicar el “geocaching”?

Lo primero es registrarse en la web de geocaching https://www.geocaching.com/ es gratuita. Así podrás ver los cachés que hay por las zonas que visites, ir registrándolos y sumando puntos. La app oficial de Geocaching a mí no es la que más me gusta, yo uso c:geo, que si tenéis ganas es muy fácil de usar. Para los labs hay que descargarse la app de Adventure Lab https://labs.geocaching.com/ y registrarse con los mismos datos que en geocaching para que se vinculen ambos registros. Y una vez dentro os irá guiando, paso a paso, por las distintas aventuras.

No hace falta nada que no tengamos todos, o casi todos: un móvil con GPS, curiosidad, ganas de aventura, y muchas ganas de divertirnos.

Te pongo los enlaces a los otros cachés que se pueden también buscar en Astorga, para que veas que hay más propuestas. Pero hay cachés en sitios muy dispares como Brazuelo, San Justo de la Vega, etc. Os animo a meteros en el mapa y curiosear.


EarthCacheLas torres de arenisca. Catedral de Astorga: https://www.geocaching.com/geocache/GC58F5D

Adventure Lab:Astorga: Cuna de la Maragatería: https://adventurelab.page.link/qhAK
Mystery Cache: Bonus Lab cache https://www.geocaching.com/geocache/GC967F0

No quiero terminar esta entrevista sin darle de nuevo las gracias a nuestra compañera Pilar por esta iniciativa que sin duda nos abre nuevos horizontes para conocer mejor una pequeña ciudad, cruce de caminos, que aún guarda muchos tesoros que mostrar a quien quiere conocerla en todo su explendor. Y en esa historia que la ha convertido en lo que es hoy, la huella de las mujeres que también lo hicieron posible, aunque aún muy invisibles, también están presentes.

Y por supuesto gracias por esta entrevista que, al menos personalmente, nos muestra una forma diferente y viva de conocer aquellos lugares por los que pasamos, con una modalidad de turismo que cada vez practican más personas.