lunes, 10 de diciembre de 2018

Versos desmigados

Pasó la presentación en la librería Libros Melior y las almas que lo organizaron, Sara y Pepe han querido compartir estas maravillosas palabras de Pepe (José Gomar) sobre la misma. No puedo evitar compartirlas con todos vosotros.

Quiero agradeceros a todos los que vinisteis e hicisteis la velada cálida y acogedora. Me sentí como en casa. Gracias a Pepe y a Sara por cedernos su espacio. A tres buenos amigos que me hacen llegar siempre que pueden su cariño y con los que siempre me siento en deuda: María y su señor esposo, y Cocodras en particular. Y gracias a todos esos vecinos que se pasaron a acompañarnos un gélido sábado por la mañana. 

NI UN DÍA SIN POESÍA

"Te pedí, poeta, que trajeras tus versos a la librería, y llegaron junto a diciembre sobre dos panes que tú misma horneaste. Si en la poesía siempre has buscado una comunión con tus semejantes, ningún regalo hubo más apropiado para quienes acudimos a la presentación de tu Manual para borrarte de mi recuerdo que aquellas hogazas untadas de palabras. Y en comunión, como tú querías, formamos un círculo para escuchar cómo Edisa y Lauren te enseñaron a amasar la memoria y Los recuerdos nublados; cómo El día menos pensado hallaste en la Poesía la levadura que dio consistencia a tu voz. Y cómo has seguido esparciendo poemas, igual que las migas de pan en aquel cuento, para recordar el camino transitado. Nos obsequiaste con pan dulce y salado que hiciste la noche anterior, y también con poemas que, allí lo descubrimos, ya habías escrito para nosotros mucho antes de conocernos. Al final de la jornada descansaba sobre los estantes la bandada de pajaritas que creaste con papeles de colores. Algunas acompañaron a los oyentes del recital hasta sus casas. Creo que otras pasarán el invierno en la librería, alimentándose de los versos desmigados que allí quedaron."

José Gomar

Librería Libros Melior

domingo, 9 de diciembre de 2018

Poesía

Se puede escribir poesía sobre muchas cosas.
Esta mañana, un arco iris
ha bautizado con el sacramento del color
la tristeza de todos los que madrugan.
Tu sonrisa puede ser poesía.
También el vuelo suave, oscuro, negro
de ese murciélago que llama,
como siempre que intento dormir, a mi ventana.
El aire de un suspiro puede ser poesía.
Un naufragio en una tormenta.
Diluvia y las aceras amanecen de barro cubiertas.
Mis ojos se pierden en ellas.
Te busco.
Encontrarte puede ser poesía.
Un día enorme,
casi un año de apenas veinticuatro horas.
Enorme hasta encontrarte.
Entonces la arena del reloj se convirtió en aire.

Pilar Escamilla Fresco



Publicado en: Mi sombra sobre la falda de la montaña (Madrid: Caradeluna Ediciones, 2012)

¡¡AGOTADA LA EDICIÓN EN PAPEL!!

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Pilar Escamilla Fresco y su Manual para borrarte de mi recuerdo

Este sábado 1 de Diciembre a las 12:00 acompáñanos en una nueva Presentación del último poemario de Pilar Escamilla Fresco: Manual para borrarte de mi recuerdo

Será en el la librería Libros Melior (Avda. Islas Filipinas, 4 - Madrid)

¡No faltes! 

Presenta: Pepe García Gomar

Acude, te esperamos.

La autora leerá algunos de sus textos y firmará ejemplares de todos sus libros. 

Al acabar el evento se servirá a los asistentes un vino español.

Recuerda que si quieres hacerte con un ejemplar dedicado por la autora podrás comprarlo en la misma presentación. 

Si no puedes acudir, escribe a 21punto9@gmail.com y reserva tu ejemplar.

Detalles del evento en Facebook: Pilar Escamilla Fresco y su Manual para borrarte de mi recuerdo


lunes, 29 de octubre de 2018

Venta de libros

Como algunos me lo habéis preguntado, os paso la información de dónde comprar cada uno de mis libros:

  • Manual para borrarte de mi recuerdo (Madrid: 21punto9 Ediciones, 2018)
    PVP: 12€
    Pedidos al correo de la editorial: 21punto9@gmail.com
  • (H)Ojeándote (Ocaña: Lastura, 2015)
    PVP: 9€
    Pedidos en su web: http://lastura.es/?product=hojeandote
  • Mi sombra sobre la falda de la montaña (Madrid: Caradeluna Ediciones, 2012)
    PVP: 10€
    AGOTADO. Creo que me quedan en casa unos 10 ejemplares.
  • Perfil de Sueños (Granada: Dauro, 2002)
    PVP: 10€
    AGOTADO. Creo que me quedan como 3 ejemplares. 

Recordad que si lo queréis dedicado sólo tenéis que pedirlo. Podéis escribirme, como siempre, a pilarfresco@gmail.com

Si vivís por donde me muevo hasta podemos quedar y tomar un café para que os los dé en mano y charlemos sobre lo divino y lo humano, o sobre lo que quieras.

Gracias por interesarte. 

LEE POESÍA, COMPRA POESÍA, REGALA POESÍA, COMPARTE POESÍA











miércoles, 17 de octubre de 2018

II Presentación de "Manual para borrarte de mi recuerdo"


Este jueves 18 de Octubre a las 20:00 acompáñanos en la II Presentación del último poemario de Pilar Escamilla Fresco: Manual para borrarte de mi recuerdo

Será en el Fígaro Café (C/ Amnistía 5, Madrid) 
Zona Ópera. 

¡No faltes! 


Presenta: Rosa María Berlanga Benito

Acude, te esperamos.

Recuerda que si quieres hacerte con un ejemplar dedicado por la autora podrás comprarlo en la misma presentación. 

Si no puedes acudir, escribe a 21punto9@gmail.com y reserva tu ejemplar.

Detalles del evento en Facebook: Manual para borrarte de mi recuerdo - Pilar Escamilla Fresco




viernes, 5 de octubre de 2018

El arte de romperse un día

Hay una grieta en todo, así es como entra la luz 
Leonard Cohen 

Vienes a mí con una cicatriz enorme que atraviesa tu mirada. Te miro y soy consciente de que la cicatriz ha sido herida, aunque es o está siendo reparada. Me acuerdo de algo cuyo significado he aprendido recientemente: el arte kintsugi (o kintsukuroi). Este arte habla de la belleza de los objetos reparados, de arreglar las roturas con una resina e impregnarle oro en la grieta. Las roturas, así, forman parte de la historia de los objetos y los embellecen. Pienso que una herida es una rotura. Pienso en tu herida. Hay dolor en ella. Y un silencio manifiesto. Y me siento cercana a ti. Porque yo también sé lo que es romperse un día. Y tratar de sobrevivir cicatrizando a la vez que no sangras pero te dueles. 

La herida es el lugar por donde entra la luz”, lo decía el poeta Rumi. Y sé que quiero colarme en tu cicatriz y quedarme a vivir allí para siempre. 

Hubo un día en que todo pareció temblar bajo tus pies. Hay sensaciones que nadie quiere recordar. Te falta el aire. El aire que tantas alegrías te ha dado, el aire que infla tus pulmones, el aire que te alimenta de oxígeno, el aire que te empuja mientras corres. Pero hay un día que ese aire no está a tu alrededor. O al menos tus pulmones no lo respiran. Y tu corazón se desborda. Y todo se te hace inmenso, inmenso, inmenso... Y tú eres cada vez más pequeño. Ése es el día en que sabes que tienes una cicatriz. Pero la cicatriz lleva tiempo abierta, y por ahí brota en vez de sangre, tu vida a borbotones. La magia de una vida que sentías tuya ha desaparecido de golpe, y ya nada es lo que era. Ya nadie es lo que era. Ni tú sabes quién eres. Creías tenerlo todo. Y en un chasquido de dedos, lo perdiste. Tus pies se tambalean. El suelo tiembla y ya no sabes ni si quieres quedarte en pie. 

Un puente atraviesa un río vacío. No hay agua. Una herida cruza el cambio de año. No hay sangre. Si no hay agua parece que no hay río. Si no sangras parece que no hay herida. Pero sabes que el río estaba ahí, igual que sabes que la herida está ahí. Aunque no haya ni agua ni sangre. Un puente que recorres a diario con los ojos llenos de ese río ahora desaparecido. Buscando en la luz de una niña un hueco a la esperanza. Es lo que te ata a la tierra y a la vida. El ancla que te da estabilidad y por la que aún no ha virado tu barco hacia ningún acantilado. Y sigues sin poder respirar, sin poder respirar, sin poder respirar… 

Hay heridas que parece que nunca dejan de doler. Heridas que nunca olvidas. Heridas que parece que siempre sangrarán dolor al recordarlas. Es importante recordarse que puedes sobreponerte, que puedes seguir adelante, que puedes volver a amar. Sobre esa herida es difícil construir. Pero no imposible. Parece que faltan fuerzas para pelear, para avanzar. Pero ahí están, escondidas tras los ojos marrones de una niña rubia. Esos ojos son la energía que te empuja a alcanzar lo imposible. 

Un año después nuestras miradas se cruzan sobre un sofá naranja con gata. Me gusta mirarte de perfil. La herida ha cicatrizado, pero sigue ahí. Hay oro en el reguero del río. “Has de saber -te digo- que deseo abrazarte y recorrer con las yemas de mis dedos todos tus caminos”. 



De Haragayato - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, Enlace

Más información sobre el Kintsugi: https://es.wikipedia.org/wiki/Kintsugi 

Más relatos de esta colección: Amor, neurosis y vida 

Mi playlist de Spotify sobre estos posts hoy también ha crecido un poco más: Neurosis.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Paisaje con mar, cordura y cometa


No tenso la cuerda que encaja en la melodía.
Rocío Scharfhausen

En un primer plano, una guitarra del 98
con la cordura perdida entre falanges rotas.
Al fondo, un armario con corcheas y consonantes.

Hay quien traspasa la piel con la mirada.

Hubo una vez un abrazo que se fundió en el tiempo.
Hubo una vez un poeta que afinaba ukeleles.
Hubo silencios comidos por la sal del Atlántico.
Y un café al pie de versos derramados.

Un poco más al fondo, dos ojos transparentes,
las flores del otoño en su sien derramadas,
y el rocío esparcido en varios mensajes.

Hay también quien sabe llorar a tiempo.

A sus pies crece un parque de hojarasca
y las vías de un tren atraviesan sus venas,
mientras su voz incendia faldas y memorias.
Quizás su lengua le delata más que su nada.

Hay quien llega una Nochevieja. Te abraza.
Lloras.

Y ya no te deja jamás.